Reflexón al altu la lleva

Por Pablo M. Testa

0
1110

El problema ye’l vanguardismu

Delles son les ideoloxíes que faen crítica al vanguardismu como téunica de rebelión, cuando un coleutivu concretu, o organización, asume’l protagonismu y accede a autoproclamase Vanguardia de cualesquier Movimientu, siendo al final dichu coleutivu impulsador o “dueñu” del Movimientu que se llevanta. Asina, el Partíu, como estructura de Poder, dientro de les ideoloxíes novecentistes se plantegaba como la cadarma válida pa protagonizar la subversión del mov. obreru capitalizando la so revolución, irguiéndose como artefactu necesariu, o ferramienta vital del Movimientu, pa l’algame de la tan esperada emancipación.

Sicasí, el pantasma del vanguardismu terminó impregnando hasta a los coleutivos que dientro del so ideariu manifiesten un pernidio refugu a dicha hipótesis de necesidá, na cual un axente social determináu preséntase como motor revolucionariu (nos tiempos d’anguaño, motor de cambiu).

El problema, dende la mio perspeutiva, reside en que tou coleutivu s’apresenta, polo xeneral, como l’axente qu’ha de protagonizar esi cambiu -anque nes sos aiciones nin s’avere lo más mínimo a ello-, escluyendo al resto, o condergando al resto a una semeya propia del tracamundiu, nel cual taríen “los demás”.

Dicha idea sostiénse a partir de la creencia habitual de que “l’otru” s’alcuentra erráu nos sos plantegamientos, nel so analís de la realidá, o na vía qu’usa pa desestabilizar l’estáu-de-coses esistente. Esta impresión amás se retroaliementa a partir de la forma que tenemos d’articular el pensamientu, que normalmente se destribúi en posicionamientos dicotómicos, esto ye por exemplu blancu/negru, home/muyer, heterosexual/homosexual, altu/baxu, gordu/flacu, etc.; que llingüísticamente espresemos cola conxunción “o”. Pa esclariar nel contestu nel que falemos: “Esti camín o Ésti” (La clave nesti aspeutu ye plantegar la conxunción “y”; aplicar la multidireccionalidá, y golpiar dende tolos ángulos posibles).

En fin… Poques vegaes vemos organizaciones qu’intenten converxer, más alló de les sos idees planes, con mor d’un fin mayor que vendría ser la Tresformación Social de la Realidá.

Digo esto pola cenciella razón de que tou movimientu tresformador, plantega la so realidá de cambiu a partir d’una movilización xeneral de la sociedá. D’un llevantamientu espontáneu o predirixíu (nesti sen más averao a la hipótesis vanguardista), pero siempres en clave popular, de llevantamientu d’una masa social bultable. Lo cierto ye que dende va años, ciertes espresiones sociopolítiques autoproclamaes revolucionaries, per un llau se preguntaben cómo yera que’l pueblu nun saliere a la cai, y d’otra culpaba a “la xente” de la so incapacidá de salir. El maxinariu vanguardista, siempres paternalista, y daqué prepotente, nun supo articular denguna espresión de cambiu dende la so realidá como coleutivu o movimientu social, espontáneu o predirixíu. Amás de que dicho plantegamientu acusa d’un problema qu’entiendo relevante, que ye’l d’analizar la realidá dende lo macro, pasando per alto o nun faciendo la oportuna consideranza, lo micro. Hábil sedrá aquél que se plantegue la tresformación de la realidá dende les dos perspeutives.

Sicasí, la llegada del 15M como espresión de fartura podemos englobala como una manifestación que supera’l dogma vanguardista y qu’espón una estratexa nueva. Quiciás un tanto mentirosa cuando s’observa una combinación, abondo efeutiva per otra parte, de la espontaneidá y la calendarización de situaciones.

En tou casu, ciertos mov. ideolóxicos prequincemayistes nun supieron desenvolvese nesa nueva voráxine, y caltuvieron la so “prepotencia” ideolóxica culpando al pueblu de la so ignorancia, tildándolu despeutivamente de “progre”, qu’equival a fin de cuentes a “non-ser-soficientemente revolucionariu”; y n’ocasiones, abandonando toa posibilidá d’afeición dientro de los diferentes espacios onde se podía afeutar, lo que contribuyó, en parte, a afondar la so guetización. Esto foi resultancia de la “superioridá inteleutual” cola que se presentaben aquéllos que nun foron quien a articular un movimientu de tal envergadura enantes del mentáu socesu.

Esto nun quier dicir que los mov. sociales prequincemayistes desapaecieren, o alloñaren d’esti acontecimientu; bien a la escontra supieron dotar, na so mayoría, de gasolina y estructura a un movimientu, o a una espresión-móvil, que taba surdiendo nesi añu 2011 y que dempués mutó y remutó de milenta formes. Supieron adautase al momentu hestóricu nel que taben y aidaron a articular esi movimientu tan difusu y siempres mal-entendíu, por unos y otros, que dataron la so muerte en multitú d’ocasiones o lo minusvaloraron hasta tal puntu que dicha minusvaloración, gabitó, precisamente, a qu’algamara dimensiones enxamás conocíes por dengún mov. social del Estáu Español dende lo menos 1978 a esta parte.

Nesti sentíu, l’apaición de partíos políticos como Podemos, quien acapara anguaño gran espectación polos sos resultaos y la so capacidá d’articulación de la masa haza lo institucional, ye un exemplu de la querencia por convertise en Vanguardia, en motor de cambiu. Como dicíemos con anterioridá la Vanguardia o lo qu’algama de dalguna forma ser Vanguardia o xenerar mecanismos d’esa triba, resulta ser perinteresante nos analísis de la macro-realidá, articula’l discursu haza les grandes estructures con gran habilidá, pero escaez davezu d’ónde surde, por qué surde, y qué ye lo que quier algamar (por muncho que se repita n’ocasiones el mantra 15M). Esto amuésase fácilmente cola intención de que la marca nun se toque, de que los discursos xenerales y de masa terminen xirando alredior suya, etc. Quiciabes ensin mala intención, acomete dalgunos erros de bulto, que xenerará, si nun se resuelven, resquiebres nos sos apoyos.

La ferramienta vanguardista nun réxime como’l d’anguaño pue, y de fechu asina lo creo, rasgar la superficie pero nun construyir Pueblu -que ye la intención cola que se presenta-. Pa qu’una Sociedá se reformule a sí mesma, tien d’autodotase de diferentes conceutos que la resignifique y que, de xuru, xenere entós una nueva identidá (construyida dende lo que foi, y lo que pruye ser). La resignificación que se ta plantegando dende la visión institucional de la vida, anque quiera ser oxetu de cambiu, namás ta afeutando a la coraza de lo que se pue ser, nun constrúi Pueblu, sinón que prepara a la masa pa un enfrentamientu qu’ainda ta por ver cómo se desenrolla: Lu prepara pa la contienda, porque xenera una otredá perclara, lu ta posicionando.

Hábilmente esta ferramienta sabe situar la so alianza (que sedría’l pueblu votante) escontra los sos enemigos manifiestos (aquéllos qu’ostenten gobiernos pero que nun gobiernen realmente), pa desplazalos. Si los poderes fácticos que nun se presenten a les elleiciones xeneren presión nos gobiernos dependientes de los mesmos; esta ferramienta plantega arrebatar el preséu institucional pa doblegase al Pueblu. El problema ye que dicha ferramienta, n’ocasiones, retira activos válidos de la construcción del Pueblu, que daveres, yá maduru, pue tresformar la realidá, pue constituyise como un nuevu axente de cambiu, y constrúi nuevos mundios onde despliegar nueves realidaes.

Resulta ser esto una reflexón al altu la lleva, que nun dexa de tener valir si asina se considera, pero, y siguiendo con ella, entiendo dos planos d’actuación diferenciaos l’ún del otru, pero dafechu interrelacionaos pola so intensidá. El planu motor de cambiu (lo que vulgarmente podemos coñocer como “la cai”); y el planu palanca (lo que podemos entender como “lo institucional”); si la palanca dexa de ser ferramienta y se plantega como fin en sí mesmu, l’ansiada Tresformación Social quedará, como dicimos n’Asturies, pa prau; si’l planu motor de cambiu nun s’autoarticula afectando, cual lobby, a la palanca y garrándola bien pel mangu, coordinándose más alló de les discrepancies “ideolóxiques”, articulándose como Pueblu-en-Potencia, xeneraráse una situación de frustración insalvable hasta dientro de 50 años.

Dexando reproches a un llau, filvanando afinidaes y puntos fuertes, y aperando como Pueblu y non como Población, entós la palanca sedrá d’utilidá y terminará entós camudando, de xuru, la llerza de bandu.

Pablo M. Testa