De pasaxeros y otres grandes absurdeces que tenemos de sentir tolos díes nel rural

0
162

N’Asturies nun hai pasaxeros, tampoco pasaxeres. N’Asturies nun los hai y entós, automáticamente, apaez como inservible la infraestructura de tresportes. Queda infrautilizada, dicen, erma, costosa, probe. Conviértese nuna carga.

N’Asturies nun hai escolinos, tampoco escolines. N’Asturies nun les hai y entós, irremediablemente, fálase del pieslle d’escueles, de concentración de centros, d’economización de recursos. Conviértese la rede escolar, pues, n’otra carga.

N’Asturies tamos avezaos y avezaes a que mos convenzan de que tamos al borde del mesmu abismu. Pero siempres dende una posición cuasi d’inercia hestórica, como si nun se pudiere facer res -nin nel pasáu, nin nel presente-. Paeciere que mos quinxeren convencer de que tamos sofriendo una suerte de maldición. Y que tamos, asina, condergaos y condergaes a esta perenne situación.

Desmantelen la industria, los texíos productivos, secundarios y primarios… Roblen pieslles, EREs, desllocalizaciones… Alcuerden cuotes productives ensin cuntar colos territorios, que nesti sen l’exemplu européu ye paradigmáticu coles polítiques agraries y pesqueres. Y ello mos convida a velo y pensalo como si asocediere por arte maxa: Yá nun hai trabayu. Nun hai futuru. La xente marcha. Conviértese nuna Lleenda Urbana por negación, que fina por evidenciase realidá absoluta, y na fuxida mos alcontramos con que la población mengua; los pueblos -la mayor estensión territorial asturiana- desapaecen por marcha o defunción… Y entós yá nun hai pasaxeros nin pasaxares, escolinos nin escolines, pacientes, y un llargu etcétera. Nun los hai.

La solución y aición gubernamental ya institucional dende va décades ye cenciellamente nun facer res: Simplemente se trabaya na llinia de la reducción. La reducción de llinies de tresporte, y por tanto d’interconectividá; la reducción d’escueles rurales, y por tanto de servicios d’habitación: Servicios necesarios pa que les families decidan quedar en pueblu o mudase a les zones rurales; reducción y concentración de servicios sociales y sanitarios; asina como la non proyeición de modelos económicos y productivos que sustituyan tolo desmantelao nestos 40-50 años.

¿En mediu sieglu nun hebo tiempu abondo como pa reconstruyir l’aparatu productivu asturianu? ¿Mediu sieglu p’Asturies ye poco, demientres qu’otres comunidaes en situaciones asemeyaes supieron sobreponese a la mal llamada Reconversión?

Ye evidente que si l’Alministración nun fai por recomponer el panorama, o’l Pueblu Asturianu nun lo soluciona dende sí, vamos tener de siguir aguantando les mesmes escuses, productu de la incompetencia ya inutilidá [o quiciás malevolencia] amosaes polos estremaos gobiernos asturianos hasta la fecha.

Que nun mos digan, pues, qu’un serviciu nun ye rentable: Porque ye que nun lo ye por arte de maxa o conderga divina. Hai responsabilidaes polítiques perfechamente identificables nesti escuru futuru que tenemos per delantre.